Si practicamos Meditación…¿existe la semana más triste del año?

Dicen que la semana que hoy acaba es la más triste del año.
Parece ser que la conjunción de la “cuesta de enero” con el frío y las nubes, los propósitos para el nuevo año que hemos dejado de cumplir junto con los kilos de más que se nos han acumulado tras las fiestas navideñas son los ingredientes necesarios para entristecernos.
Todos estos factores, al fin y al cabo, si los observamos por separado no son más que circunstancias que nos pueden ayudar a despertar.
Según el gran Maestro de Meditación Vipassana S.N. Goenka, las sensaciones desagradables son las verdaderas oportunidades para trabajar la ecuanimidad. Es decir, que pase lo que pase, yo me mantengo en paz, en equilibrio, centrado y sereno.
Para trabajar correctamente la ecuanimidad necesitamos sensaciones, ya sean agradables, neutras o desagradables. Por eso dice Goenka que estas desagradables sensaciones que vienen con las causas que hemos explicado son siempre bienvenidas. Si no sentimos estas sensaciones, ¿cómo vamos a cambiar los viejos patrones mentales de rechazo, odio y aversión?
Este concepto de dar la bienvenida a aquello que nos disgusta es compartido por muchos maestros espirituales, y no sólo por maestros de Meditación. En el ámbito de la práctica del Yoga también nos dedicamos a observar todas aquellas sensaciones intensas o desagradables que aparecen en las posturas, porque con ellas precisamente, podemos dejar de reaccionar, reforzando los viejos hábitos que nos hacen sufrir.
Si eres practicante de Meditación, ya conoces las molestias y dolores que sobrevienen al practicar durante largos ratos en las sentadas. Para que esta práctica sea más cómoda, el nismo Buda se hizo un cojín con hojas secas, dando altura debajo de las caderas, consiguiendo así la perfecta verticalidad de la espalda. Por suerte, hoy contamos con distintos diseños y formas de cojines de Meditación, que son los conocidos zafus.
El viaje interior, ya suele ser bastante “incómodo” por naturaleza, así que todo lo que nos lo podamos facilitar será siempre de ayuda.
Te invitamos desde aquí a reflexionar sobre aquellas cosas que te entristecen o te alteran, y tal vez, a que las intentes mirar como lo que son a un nivel más profundo: grandes maestros que están ahí como valiosas oportunidades para aprender a desarrollar la ecuanimidad, la constancia del buen ánimo.

  , ,


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *